Cualquiera que sean nuestras metas y propósitos, además de ponerle enfoque, persistencia, paciencia y pasión  , la  visión que nos aportan los demás,  es crucial.

Valentía, vulnerabilidad, humildad, optimismo, apertura, empatía, aceptación… son  competencias clave en cualquier persona que quiere avanzar y triunfar en la vida, y para desarrollarlas  necesitamos a los demás en nuestro camino.

Las   personas que   nos rodean son importantes en nuestro progreso. Debemos elegir y decidir a las personas que queremos que formen parte de nuestro círculo.

Ante una circunstancia excepcional, novedosa o que nos supone tomar una decisión, solemos pedir consejo y/o ayuda a amigos y familiares,  y obviamente  ellos nos ayudan, pero el ejercicio que propongo va mucho más allá.

Es un salto cualitativo en nuestro crecimiento y auto descubrimiento. Nos dotará de herramientas para afrontar nuevas situaciones en el futuro.

Nos aportará un mejor conocimiento de nosotros mismos, que nos facilitará y mejorará las relaciones con los demás y ganaremos en confianza y autoestima.

Un ejercicio de Confianza y Autoestima para fomentar el desarrollo personal

El ejercicio que os propongo es uno de los  más potentes y más valientes que he realizado nunca. Lo realicé en un momento importante de mi vida,  y tras cargarme de valor , me decidí a llevarlo a cabo.

Me aportó grandes cosas, entre ellas, tuve que aprender a verme a través de los ojos de los demás, a aceptar lo que me decían me gustara o no, a creerme en lo que casi todos coincidían, a conciliarme con lo que otros veían de mí que a mi no me gustaba. Fue realmente revelador,  y muy sanador.

Me ayudó mucho entender cuál era la  imagen que las personas que me  rodeaban(amigos, familiares, colaboradores, compañeros, jefes, ex jefes, etc.)  tenían de  mí, de cuales eran aquellas cosas que debía “mejorar”, o “potenciar porque las tenía ocultas” o “desarrollar para brillar más”. Desde aquí les doy las gracias por el cariño que recibí en sus respuestas.

Porqué sé  el impacto que tiene, también lo utilizo  (si así conviene) con  mis coachees durante las sesiones de coaching ejecutivo. Siempre resulta impactante y constructivo.

“Si la gente pudiera ver cómo el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que parecen totalmente insignificantes, entonces no dudaría de hacer esos pequeños actos. (Howard Zinn)

El objetivo es conseguir  una fotografía global de cómo eres visto por las personas que comparten o han compartido espacio y momento vital contigo, y sobre todo, empujarte a realizar las acciones necesarias para desarrollar esas competencias y habilidades.

Como os adelantaba en el título, el ejercicio consiste en enviar un mail.

Un mail que  tiene el propósito de que  aprendas  y mejores, pero para ello, antes debe ser  reflexionar.  Lo primero que debes pensar es en quienes pueden ser las personas clave ( familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes, profesores, etc.)  a las que realizar dos preguntas relacionadas con tus fortalezas y con tus áreas de mejora.  ¿Qué nombre/nombres  vienen  ahora a tu mente?

Lo ideal es preguntar directamente sobre  las  tres cosas que haces muy bien y debes seguir haciendo; y qué otras tres cosas, son  las que deberías dedicar más tiempo y/o esfuerzo en mejorarlas o potenciarlas.

¿Podrías apuntar ahora para ti cuales serían las respuestas a esas dos preguntas?

Estarás pensado esto es un simple feedback.  Efectivamente, es  un feedback, pero  debe ser directo, sincero  y honesto. Por eso es súper importante, que pienses bien en aquellas personas que te lo pueden aportar. Decide bien, porque deben entender que es de vital relevancia para ti. Deben hacerlo desde la generosidad. Ahora  escribe sus nombres.

No se trata sólo de recibir palmaditas (que por supuesto), sino que te identifiquen y proporcionen aquellas áreas que según ellos, podrías mejorar tanto  para aumentar tu calidad de vida como  tu  eficiencia y eficacia profesional.

La honestidad  y la valentía empiezan contigo. ¿En quién piensas que su opinión sería muy valiosa para ti? ¿Quién te podría aportar cosas interesantes aunque de inicio no quieras oír?

El número de personas es el que tú decidas. No hay un número ideal. Yo lo hice con diez, por si te  sirve como referencia.

Una vez las  tengas decidas, el siguiente paso sería escribir el asunto,  podría ser  algo así:

 “Es  importante para mí …”

El cuerpo del correo podría continuar:

 “Querido amigo/familiar/nombre…..”

Te agradezco de corazón que  leas atentamente este correo. Es muy  importante para mí. Te estimo mucho, tu opinión me importa y por eso te he elegido.

Por favor, desde la sinceridad, te pido que me respondas a las siguientes  dos preguntas.  Tómate  tu tiempo.

  • ¿Qué tres cosas que hago  muy bien y debo seguir haciendo?
  • ¿Qué tres cosas son a  las que deberías dedicar más tiempo y/o esfuerzo en mejorarlas o potenciarlas?.

Nunca había realizado esto antes, es un ejercicio que me ayudará a mejorar y progresar, y  a dar lo mejor de mí ahora y en el futuro. Contribuirá  a mi  auto conocimiento y avanzar hacia lo que quiero conseguir en mi vida. Lo tomo como un verdadero regalo.

Agradecid@ de antemano por tu generosidad.

Si hay algo que yo pueda hacer para aportarle valor a tu vida, házmelos saber por favor.

Gracias,

Tu nombre.


¿Qué te parece? ¿Te atreves? ¿Si lo haces qué puede aportarte?¿Qué tienes que perder?¿Qué sería lo mejor y lo peor de llevarlo a cabo?¿Qué tiempo te supondría enviar el mail a las personas elegidas? ¿Sientes  que te mereces este regalo? ¿Qué  freno  identificas que te impida llevarlo a cabo? ¿Qué aportaría para tu presente y para tu futuro?

Inhalo sorpresa, exhalo siempre gratitud.