Sentirse emocionada, expectante, con carga de responsabilidad y un poquito de vértigo.

Esta es la sensación que tengo cada vez que me encuentro en una la sala vacía antes de comenzar una formación.

Debo reconocer que es una sensación increíble y que repetiría una y mil veces.

¿Has sentido tu alguna vez esta sensación?, ¿Cómo la describirías? ¿Has observado en qué ocasiones te ocurre?

Una sala vacía antes de empezar la formación

Encontrarme con la sala vacía antes de comenzar una dinámica o un curso de formación, es MI Momento.

Si puedo llego con bastante tiempo para llevar a cabo mi ritual:

  • Preparo la sala: materiales que voy a utilizar, saco el ordenador, conecto proyector, muevo las sillas, …etc.
  • Compruebo que todo está colocado y funciona.
  • Observo con atención la panorámica que tengo ante mí.
  • Paseo por las sala mientras repaso objetivos y contenidos de la formación.
  • Proyecto y Visualizo cómo se va a desarrollar la sesión y quedo expectante con la magia que allí sucederá
  • Escribo “Buenos días” o “Buenas tardes ” en la pizarra o portafolios.
  • Respiro largo y profundo…
  • Abro la puerta de la sala para que vayan entrando… y les voy recibiendo sonriendo

Aquí acaba el tiempo para mí. A partir de entonces, toda mi atención y mis sentidos van dirigidos a los participantes.

Me entrego 100% a Ell@s, que son realmente los verdaderos protagonistas.

Las mariposas siguen revoloteando durante la sesión de formación

Previo a ese encuentro con “la sala vacía”,  hay mucho tiempo invertido. Crear y diseñar acciones formativas me fascina.

formaciones a empresasSe trata de un proceso de creatividad ad hoc a las necesidades de mis clientes.  Normalmente, previo a mantener conversaciones clave y  escuchar con atención sus inquietudes, planteamientos, dudas, objetivos, etc.

Una de mis cualidades, y que suele gustar bastante, es que además de ser eminentemente practicas y utilizar la metodología learing in doing, es aplicable al día a día desde el minuto uno.

Intento que cada formación tenga una aplicabilidad en el puesto de trabajo, y esto supone, esfuerzo con rutina por parte de los participantes.

Ésta es una de las claves para hacer rentable la formación:

Tras cada proyecto formativo que he  creado, además de tiempo invertido, teorías y estudios, y, know how;  hay, sobre todo, mucha  pasión por lo que hago, mucha predisposición, empatía,  y  una gran responsabilidad. Vanessa Sanchez

Te invito a contactar conmigo, para comentar en profundidad las necesidades de tu empresa.

Inhalo sorpresa, exhalo siempre gratitud.